En qué anda: Sante Les Amis

 Santé Les Amis en el estudio Vivace

Santé Les Amis en el estudio Vivace

Kristel Latecki

Luego de dos EPs con los que se consolidaron como una banda a seguir, Sante les Amis editó en 2012 su primer disco, Sudamericana y fue un hit instantáneo. Con temas como Brasil, The Byte of Love y Dormido, no solo agitaban cualquier fiesta sino que dieron cátedra de cómo hacer pop uruguayo de exportación.

De hecho, Brasil llegó a conformar la banda sonora del archipopular juego Fifa 15; su disco fue reeditado en Estados Unidos por el sello National Records; viajaron al país para tocar en el Latin American Music Conference y en el South By Southwest, y ni que hablar de Argentina, donde se presentaron varias veces, destacadamente en el festival Ciudad Emergente; y fueron reseñados por Billboard y The New York Times.

Y aunque fue larga la espera para escuchar nuevo material, ya está a punto de terminar. En estos meses Sante Les Amis se prepara para debutar canciones y editar un disco. Antes de su show en Montevideo Sound City, el tecladista Santiago Marrero y el guitarrista y cantante Diego Traverso cuentan entonces en qué anda la banda.

Pasaron ya varios años de su último disco, ¿cómo fue el proceso hacia el nuevo disco? ¿Cuándo comenzaron a pensarlo y qué caminos creativos decidieron explorar?
Santiago: El proceso fue lento. Empezamos a trabajar en las nuevas canciones hace dos años aproximadamente. Somos una banda que define la mayoría de las cosas en el ámbito colectivo. Nadie viene con una canción cerrada para que los demás la interpretemos, sino que por el contrario, por lo general traemos ideas bastante abiertas y las vamos construyendo de a poco. Eso hace que el proceso sea lento, pero que el resultado sea algo que nos deja bastante felices a todos.
Además, nos propusimos hacer un disco 100% en español y eso significó un reto en la manera que pensamos las canciones, ya que a diferencia de Sudamericana los arreglos vocales toman mayor protagonismo.

A Sudamericana le fue excelente tanto acá como en el exterior, ¿eso influyó para que piensen sacarlo en Estados Unidos? ¿Es un objetivo para ustedes pensar en llegar al mercado exterior más que acá? 
Santiago: Nuestro objetivo es tratar de proyectar a la banda más allá del ámbito local. Queremos construir un público y tener una llegada más grande en Uruguay, pero somos conscientes de que es un país chiquito y hay una infinidad de propuestas interesantes, por eso la necesidad de salir hacia nuevos mercados es muy grande. Tenemos a nuestro alrededor dos gigantes y hay que aprovecharlos. En Argentina estamos tratando de tocar lo más seguido posible para ir generando un público. Vamos a estar en Buenos Aires a fines de agosto en el Konex.
Con respecto a Estados Unidos, la idea es sacar el disco allá, pero no como nuestro principal objetivo. Nos gustaría mucho volver a México y poder girar por países de Sudamérica a los que no hemos ido a tocar aún. Lo que sí es seguro es que pensamos en la proyección internacional de la banda y le dedicamos energía a esos asuntos.

¿Dónde grabaron las canciones? ¿Trabajaron con algún productor?
Santiago: El disco, al ser un proceso largo, lo hemos venido grabando en diferentes lugares. En el estudio Vivace grabamos las baterías y los voces del disco. Pero las guitarras y los sintetizadores los grabamos en otros lugares. También, como la mayoría de nosotros cuenta con cierta equipación, hemos utilizado nuestras casas como estudios.
En su comienzo empezamos a producir el disco nosotros, pero a medida que fue avanzando nos dimos cuenta que una mirada externa nos podía venir súper bien. Por eso sumamos en la segunda etapa a Fede Lima para producir sobre todo las líneas vocales y ayudarnos a definir ciertas indecisiones colectivas. 

¿Ya tiene nombre? ¿Se puede contar cuál es?
Santiago: Aún no tenemos nombre, somos de dejar los nombres para el final del proceso. Todas las canciones tienen sus nombres de maqueta y recién estamos empezando a desprendernos de ellos. Es raro porque a veces a una canción la llamás durante dos años con un nombre y de un día para otro necesitás cambiarle su identidad para que se vuelva apta al público.
Diego: En unos 15 días se graba el video clip del primer corte así que no tenemos otra que empezar a bautizar eso antes llamado disco.

¿A nivel sonoro qué podremos esperar?
Santiago: Creemos que es un disco con una acentuación en lo vocal, y donde la mayoría de los arreglos acompañan las intenciones de las voces. Esto sin perder el groove que venimos desarrollando en nuestros trabajos anteriores.
Diego: Es muy difícil saber cómo lo va a escuchar el público. Para nosotros sigue el mismo camino que venimos transitando hace años, de tratar de hacer música contemporánea. No queremos atarnos a ningún estilo en particular pero la gente como que nos asocia a algo bailable o electrónico y creo que seguimos ese mismo concepto, pero con un tono más melancólico que en trabajos anteriores.

 

Se los podrá escuchar entonces en el Montevideo Sound City el 13 de agosto en el Auditorio del Sodre. Más información aquí