Jhona Lemole captura el frío de la música emergente en un documental

Kristel Latecki

Jhona Lemole lidera dos bandas: Y Los Nombres Comunes y la reciente Santa María Peligro; se ha puesto al hombro la producción de dos activos ciclos musicales: los Martes Veganos en el Tundra Bar y una serie de recitales los jueves en el Cine Universitario. Y ahora encaró la quijotesca tarea de realizar un documental sobre música emergente montevideana, donde 17 bandas son entrevistadas y filmadas tocando en vivo.

Montefrío es el título que le puso al proyecto que en este momento se encuentra en plena realización. La serie de shows que proveen del material en vivo comenzó hace dos semanas con la presentación del disco debut de Desayuno Continental y continuó el pasado fin de semana con dos jornadas de música en la casa de Pau O’Bianchi. Por allí pasaron Oso Polar, I’m In a Cowboy Band, Menor Infractor, Faba, Monkelis y Fabrizio Rossi.

Jhona ideó este proyecto como los anteriores: desde la autogestión y el trabajo en conjunto con amigos. Entre todos se encargan de la filmación de los recitales a tres cámaras, prestándole especial atención a la calidad del sonido. Con su productora Escafandra, el productor ya había realizado algunos audiovisuales, cortos y videos musicales, sin embargo, este sería su primer largo.

“Hace más de dos años que tenía ganas de hacer una documental sobre música, también por la inercia de ver tantos documentales. Pensaba que estaría bueno hacer uno acá en Uruguay”, cuenta Jhona. La idea detrás del nombre nace de una hipótesis que vincula el clima frío con la manera montevideana de componer. “Es una concepción que tengo de la música de acá, que para mí está teñida de aires fríos. Es una percepción, y lo presento así porque es mi documental (risas). Pero igual, haciendo un estudio tiene algo que ver. Tiene que ver con una cuestión geográfica, que influye y condiciona a la creación musical. Y capaz que para el músico eso no es tan presente, es algo inconsciente. Me parece que Montevideo y todo este séquito de bandas que convoqué tienen esa característica del frío. Tiene esa esencia”.

Siguiendo este concepto, Jhona coordinó la producción para que cada show sucediera en invierno, para que tanto en las imágenes como en la actitud de la gente, el frío estuviese presente. “Cuando salga el documental vas a ver a la gente abrigada hasta las pelotas, y vibrando eso”, confirma. Asimismo, cada presentación de las bandas estará precedida por una entrevista con los músicos, donde además de hablar del proyecto y su música, se les consultará sobre esa condición climática.

 Carla Peña / Vivo Ro

Carla Peña / Vivo Ro

Intercambio y conocimiento

En los comienzos de este proyecto la idea de Jhona era no dedicarse exclusivamente al sector emergente de la música montevideana, sino proponer un intercambio entre artistas más consolidados y nuevos. Sin embargo, se encontró con complicaciones y solicitudes de permisos y trámites con sellos o artistas que hicieron que se concentrara en el ámbito independiente. “Si lo hubiese seguido por ese lado capaz que el documental salía en tres años, y yo no estoy para esa ni a palos”, cuenta. “Yo hice un esfuerzo de mi parte, porque estoy más del lado del under que del comercial. Lo que quería hacer era mezclar a los artistas, que para mí es lo más importante, y lo que más quiero con Montefrío. Quiero que cualquier banda pueda invitar a otra del under y que se dé ese intercambio. Y es lo que menos se da. Montefrío no es un documental de un grupo de amigos, es un conjunto de música que tiene que ver con esto que percibo yo, que tiene que ver con el clima. Pero las trabas burocráticas me limaron y opté por minimizarlo”.

El artista por el cual Jhona reconoce haber hecho un esfuerzo mayor para que esté fue Franny Glass, músico que comenzó desde la independencia y ahora es una de las figuras jóvenes con mayor proyección regional. “Fue todo un tema tenerlo”, dice Jhona. “Yo re quería que estuviera porque me gusta su música, pero también porque está en el intermedio entre lo under y la visibilidad para afuera. Hemos hablado pila de veces y congeniamos en un montón de cosas. Yo le tengo un aprecio a él por ese lado”.

De esta forma se quedó con 17 artistas, que fueron seleccionados con el objetivo de mostrar el espectro sonoro de la música emergente; desde un folk más tranquilo al rock directo y la psicodelia, pasando por canciones pop dulces y amorfas. Algunos artistas eran amigos o conocidos de Jhona gracias a su rol como músico y productor, pero otros no. “No quería que estuviese todo en una misma tensión musical. Quería generar picos en el documental, que no fuese todo monótono. Me parecía buenísimo tener a Fabrizio Rossi con su folklore y a Las Cobras con una psicodelia ultra re loca”, explica el productor.

De acuerdo al ritmo de trabajo se espera que el documental esté pronto para marzo o abril del año que viene, aunque sería ideal también estrenarlo el los meses más helados. Y así como su idea inicial era promover el intercambio de artistas, Jhona pretende que el estreno de su película se limite a las salas pequeñas, sino también que pueda ser visto en el circuito comercial y por qué no, en el exterior. “Quiero colocar a Montefrío en un lugar de máxima visibilidad. Quiero ver la forma de que llegue a otro público, que lo pueda ver y pueda conocer esas bandas que capaz que no les llega”, afirma.

El ciclo de recitales continúa este viernes con la presentación en el Centro Cultural España del disco debut de Excelentes Nadadores, y el sábado en el Cine Universitario tocarán Algodón y Julen y la Gente Sola. Más adelante seguirán Pau O'Bianchi y Santa María Peligro, Sr La Muerte, ONeill y Las Cobras. Para más información de cada fecha hacer click aquí.