Eli Almic: "Quiero probar mil cosas, no atarme a nada"

 Nicolás Garrido

Nicolás Garrido

Eli Almic creó el año pasado uno de los discos más bellos y personales del hip hop local. Hace que exista deambula entre el R&B, el soul y el jazz, apoyado sobre la creatividad y maestría de los beats de DJ RC. Con este trabajo, el dúo que comenzó a trabajar en conjunto hace más de cuatro años, encontró el punto perfecto entre letras profundas y poéticas, y una música que suena fresca y atrapante. 

El paso siguiente fue sumar una instrumentación para acompañarlos en vivo, y así formaron una banda compuesta por Sebastián Gagliardi y Lucas Miranda en teclados, Flavio Galmarini en batería, Gonzalo Vivas en guitarra y Nicolás Grieco en trompeta.

Con ellos se presentará este sábado en Tractactus, y en compañía del rapero chileno Bronko Yotte, que llega por primera vez junto a su banda. 

Antes del show, Eli cuenta sobre su creación, sobre encontrar su voz en el rap, y un viaje por Estados Unidos del cual se trajo experiencias y canciones.

 

Cantar y rapear fue algo que según has contado, siempre te interesó, y lo concretaste en Hace que exista. ¿Cómo fuiste buscando tu propia voz?
Creo que la sigo buscando, quiero probar mil cosas, no atarme a nada. Ni a estilos ni a estructuras con las que quizá ahora me identifica la gente que me escucha. Voy a seguir rapeando pero no tengo idea de las combinaciones que puedan surgir del rap con esa otra cosa que ahora no sé qué es. Hay canciones con las que siento que soy más yo que otras, donde puede que me gane la influencia de lo que escucho, y al mismo tiempo se vuelve mío, ¿no? Eso de encontrar el estilo propio creo que es un camino largo.

¿Qué te dispara hacer una canción?
Buscar otras Elis distintas a las que ya conozco, plasmar alguna cosa ya sea anecdótica o de adentro con el beat perfecto para esa emoción. Las ganas de probar cosas nuevas, de probar nuevos flows, de conocerme diferente y explorar posibilidades. A veces necesito decir algo concreto, a veces el beat me encuentra y veo para dónde me lleva. Siempre es una sorpresa, me encanta.

¿Qué te está inspirando hoy por hoy?
No puedo identificar nada en particular porque siento que es un todo que me rodea y yo lo interpreto. Me siento en un momento donde la confianza es mi aliada, entonces me largo y no me cuestiono demasiado. Como mujer siento que me amigué con mi género, con otras mujeres (cambié la competencia que era totalmente inconsciente, propia de este mundo que nos quiere rivales, por algo más abierto donde intento no juzgar, intento aunque no siempre lo logro) y eso creo que también me inspira, aunque no necesariamente hable concretamente de eso. Voy adentro y afuera y vuelvo a entrar, y voy exteriorizando lo que veo, esa es mi máxima inspiración, y sin dudas tengo para bajar muchas experiencias del viaje del que volví hace pocos meses.

¿Cómo fue el proceso de llevar la música del disco ser interpretado por una banda?
Y bueno, primero hay que entender que es bien diferente y que por más que tratemos de respetar los beats al máximo, las canciones cambian, pasan de algo mucho más minimalista a algo más grande y humano, siempre es distinto sobre todo en la ejecución, ya sea por errores casuales o por probar cosas en cada show, es algo que va mutando. A mi no me costó nada pasar de una cosa a la otra porque creo que es parte de la misma búsqueda, de la música en sí, aunque es verdad que en el Hip-Hop no siempre funciona así. Me moría de ganas de probar a ver qué pasaba. A RC le costó al principio porque él creó esos beats y por algo fueron hechos así y no de otra manera, pero después de conocer a los músicos que son personas muy lindas, todo fluyó con comunicación. Lo que al principio fue raro se alivianó con el tiempo y creo que nos super potenció los shows en vivo, y destaco el grupo hermoso que logramos, donde la idea no es remplazar a un músico por otro sino sentir que el proyecto es de todos, ser parte de verdad, cada uno con lo que quiera aportar.

¿Cómo fue ese viaje que te hiciste por Estados Unidos y donde te presentaste en vivo varias veces?
Fue un gran desafío, una prueba muy salada, sabía que nadie me conocía y a veces era algo frustrante tocar para pocas personas distraídas, pero me fortaleció muchísimo y fui aprendiendo a mirar al que tengo frente a mí. Acá en Montevideo es más fácil, hay una energía que me transmite el público que allá no la tenía, pero creo que en parte es lo que fui a buscar, ponerme a prueba y entrenar al ego, y entender que un show de 5 personas puede ser un éxito si la gente se re copa, te compra un disquito y se interesa por lo que hacés, y si no se copa no quemarse e ir a buscar nuevas orejas en otras ciudades. Eso de viajar es como empezar de nuevo cada vez y es un buen training, sobre todo con el tema de las expectativas. Toqué en un montón de ciudades acompañada por mi pareja que tocaba el teclado sobre los beats, y me fui dando cuenta que en los lugares chicos te aprecian más porque tienen menor flujo de propuestas y reconocen que venís de lejos, además del cuelgue que puedan sentir con mi música, claro. Ponele en Albuquerque, New México fue así. Hicimos el último show y teníamos a 25 personas mega copadas y fue donde vendí más discos y hasta ahora están pendientes de si saco material. Y en New York, que es inmenso y hay mucho de todo, tocas para 1, 3, 15, y todo pasa tan rápido que es como aaaaahhhhh! La mayoría de las fechas las conseguí por mensajes de Facebook, otras por gente amiga que me pasó piques de bares o personas, y así fui armando el itinerario, que no es nada fácil por lo que son las distancias en Estados Unidos. Conocí artistas de allá, grabé cosas, hice contactos para volver e hice amigos y hasta familia postiza, fue divino.

¿Cómo fue encontrarse en un entorno donde el hip hop es parte de la vida diaria y se respira en todos lados?
Creo que varía según la ciudad pero sí, el Hip-Hop está totalmente inmerso en su cultura aunque eso no signifique que todos lo acepten o se copen. Me hubiera gustado ir a ver shows de referentes del género pero la plata se me fue moviéndome de un lugar a otro, sobreviviendo básicamente, ya que fueron cuatro meses y medio. Una supervivencia re linda, inesperada, donde siempre alguien nos habría la puerta de su casa para que nos quedemos. Me llamó la atención de que todxs lxs raperxs tienen su merchandising, discos, remeras, stickers, y los llevan a los shows y me dio ganas de ponerme más pro con eso, o sea, no es nada nuevo pero son re prolijos en ese sentido, que también es parte de la autogestión, si no te movés no pasa nada. Es tan grande todo que a veces daba con movidas raperas y otras nada que ver, Los Ángeles ponele, una ciudad tan grande que no entendés nada, donde todos quieren pegarla con lo que hacen y es super difícil. Así que me relajé y fui viendo cómo se daba todo. Me ayudó muchísimo la gente amiga y amigos de amigos que me pasaban contactos. No es que fui a buscar las movidas raperas en cada lugar, fue un viaje para mirar todo, ir a museos, caminar mucho, ver otras geografías y traerme todos esos estímulos de vuelta, y por supuesto llevar la música a todos los lugares posibles. 

¿Qué te trajiste de ese viaje?
Me traje inspiración para seguir creando, mucha fuerza y confianza en mi misma, futuras canciones, también canciones que nacieron ahí, y amigos del corazón. Me di cuenta que Montevideo está divino pata meterle con toda, que al ser chiquito también tiene sus ventajas, si laburás con seriedad y ganas la gente te puede conocer y coparse, medio que nos conocemos todos o al menos nos cruzamos. Sí, me vine con amor a mi lugar, a mi escena. Así que de acá al mundo ida y vuelta mil veces.

¿Estás haciendo canciones nuevas?
Sí, no tantas como me gustaría por la cantidad de cosas que hago al mismo tiempo, jaja, (el teatro que es mi profesión, etc). Pero sin dudas estoy entrando en el proceso de hacer otro disco. El próximo disco va a ser compuesto por la banda, RC y yo, todos juntos a ver qué sale. También grabé varias cosas allá que en un futuro próximo voy a empezar a mostrar, y me está pasando que varias personas me invitan a ser parte de sus canciones y eso es re lindo. No me cuesta nada irme por las ramas. Sí, estoy haciendo canciones y el 2018 se viene con toda.

Contanos sobre Bronko Yotte, quién es y cómo pegaste onda con él.
Hace unos años me mostraron su penúltimo disco Con eso te digo todo y me sorprendió encontrar a alguien que rapeara de una forma tan particular. Me identifiqué enseguida con su manera de escribir, rimar, cantar. Tiene un estilo propio que también es riesgoso, porque no es tan inmediatamente masivo, pero si entrás en ese túnel seguro te quedás. Un día posteó este disco en su página de Facebook y comenté que hacía mucho lo tenía en el celular, me respondió que le encantaba lo que yo hacía, que sentía que éramos parecidos en algún sentido y mencionó que deberíamos hacer algo juntos. Imaginate, yo ni sabía que me había escuchado, me quedé re feliz.