Eli Almic en el camino: un recorrido por Reflejo

 Lu Lee

Lu Lee

Kristel Latecki

El año pasado Eli Almic estuvo seis meses de viaje por Estados Unidos. Fue un viaje cuya hoja de ruta fue marcada por la música: en la mayoría de los lugares que visitó se presentó en vivo o grabó junto a un rapero y productor local. 

Ese viaje se transformó en una bisagra en su carrera. "Me estoy dando cuenta ahora", dice Eli. "No sé qué va a venir después, pero me dio la posibilidad de sacar un laburo sola. Esto me dejó ver qué quiero hacer yo sin pensar si complace a otro. Eso ya es un montón. Y creo que es una bisagra porque ahora quiero seguir viajando y conociendo a más productores. Ahora me animo más". 

Todas esas experiencias quedaron plasmadas en Reflejo, un EP que presentará este miércoles en vivo con un show en la Sala Hugo Balzo con su banda. Sobre cada escena y anécdota que hicieron a estas cinco canciones hablamos con Eli. Y como su EP,  que fue compuesto en un recorrido por diferentes ciudades estadounidenses, esta charla comenzó en su casa y siguió caminando por la Peatonal Sarandí.

 

¿Cómo transcurrió este viaje largo por Estados Unidos?
Le di la vuelta y cuarto al país. Fue impresionante. En algunos lugares no toqué pero tenía alguien que me esperaba con un plato de comida. Me hice una segunda familia en Las Cruces, Nuevo México. Ni me conocían, una amiga yanqui con la que hice temporada hace 8 años en Punta Del Diablo me dio este contacto y dos o tres veces me recibieron en los seis meses que duró el viaje. Y tenía mi cama pronta. Esas cosas las valorás salado. Porque a veces no tenés plata, hace frío y no tenés tanta variedad de ropa. Me movía en el bondi, y ahí entendés por que los músicos hablan del Greyhound de mierda, que tiene un olor a pichi horrible. También usaba Craigslist, este Gallito Luis, para compartir viaje. Bueno, casi me subo a la camioneta de un abusador, que por suerte me di cuenta por mensaje. Perdí un show por eso.

¿Cómo te diste cuenta?
Yo estaba en Las Vegas donde grabé con Olmeca el tema Espejo, y tenía al otro día un toque súper lejos, onda 12 horas de auto. Nos estaban re esperando. Vos en Craigslist ponés a dónde vas y que ponés tanta plata para la nafta, y te pasan a buscar. El loco no vino, y lo empiezo a llamar y llamar. No me atiende, pero me empieza a textear y me dice que viene pero si me acuesto con él. Me empezó a decir cosas así. Me quería morir, perdí el show y nunca más use ese medio para algo que tiene que ser seguro. Pero ta, algo tenía que pasar. On the road, en la carretera.

Toda experiencia suma.
(Risas) Sí, re Kerouac. Sin tantas drogas...

Pero con peligros reales.
¡Sí!

Hablemos de las canciones. ¿Cómo fuiste conectando con las diferentes personas con las que colaboraste?
Fue medio que con el alojamiento. Wishes lo grabamos en lo de Wake Self. Es un rapero y beatmaker al que le va súper bien. Un amigo DJ que me hice en Costa Rica me pasó el contacto, y cuando llegué a Nuevo México me tiré hasta su casa. Fue medio raro porque los gringos se cuidan un poco más que nosotros. No todo el mundo es re hospitalario y te invitan a su casa. Creo que los latinos somos un poco más así, más confianzudos. En principio nos pagó un hotel, y la segunda vez que fuimos, nos quedamos una semana. Hicimos cuatro o cinco canciones.
Así se fue dando todo. Él me habló de un rapero en Los Ángeles. El pibe estaba re en otra, pero me recomendó a Olmeca de Las Vegas. Entonces me fui para ahí. En Austin grabé un tema buenísimo con unos raperos pero -error mío porque estaba re fisurada por grabar-, cuando vi los videos en YouTube de los pibes era el trap más machista. En los videos tiraban botellas de Champagne que caían arriba del culo de una mina. O sea, horrible. Era algo muy zarpado. Ahí ves que te tenés que cuidar, porque yo no quiero hacer esto.

 

Canción a Canción

Wishes

El beat fue hecho en el momento. Wake -que se llama Andrew- tenía un controlador y fue armando baterías. Lucas, mi ex, tiró teclados y sintetizadores. Wishes es de los que más me gustó porque vi la posibilidad de laburar con gente que también produce diferente, más moderno. Este loco, por ejemplo, tiene un lenguaje súper consciente. Tiene un tema para las mujeres que tiene una hermosa letra. Está en la calle, en las luchas, es independiente, lo sigue un montón de gente. Y hace trap, hace hip hop clásico, hace lo que le pinta. No tiene ese límite, y me siento identificada. Porque para mí, mi limite es mi mensaje. No el ritmo, no me importa tanto. Si me gusta lo uso, y siento que lo uso a mi favor. 
Con él probamos baterías electrónicas, unos tiempos más lentos y más densos, cantar más. Fue por ahí. Y creo que esta emparentada con Espejo de alguna manera, en lo moderno. Siento que me traje un sonido más yanqui si se quiere, en esa cosa de estar al día con lo que está pasando. 

¿Con la frase "you want your dirty diamonds but you just don't care / what someone else's gotta do for your wishes" criticás un poco el consumismo ciego?
Sí, pero también creo que siempre es una critica zarpada hacia mí misma también. Porque en algún lugar de mí tengo miedo de olvidarme de quién soy. Vos decís que estás re conectada contigo misma y sabés por dónde querés ir. Pero también sabés que estás adentro de un sistema y que los brillos también te gustan. Entonces, creo que es una conversación conmigo misma. Me interesa reconocerlo y que la gente sepa que no me siento salvada de eso. Es para pensar qué te tira más y dónde estás. Y también hacer pensar. 

 

Gárgolas

King Khazm es de Seattle y también me hablaron de él, no sé si Olmeca. No me acuerdo exactamente. Él es parte de la Zulu Nation, que es la primera gran organización de hip hop mundial, que promueve un montón de valores: la unión, el respeto y mucho activismo. Afrika Bambaataa son los pioneros en eso. 
Él tiene la particularidad de que está en silla de ruedas, fue alta experiencia conocerlo. Tiene muy poca movilidad en las manos y así y todo produce, rapea, da shows, es súper activista. Y ahí ves el amor que le pone una persona para hacer lo que hace. Ahí ves y decís "pah, ¿yo me quejo de no tener plata y de que esto no se me de fácil?". Ese loco tiene amor salado por su trabajo. Y está súper vinculado, gestiona un centro cultural en Seattle, cosas que no tenía ni idea. 
Él nos mostró el beat que era más minimalista de lo que suena. Si bien es bastante minimalista tenía menos cosas. Escribí la letra en la casa, me fumé un porro y lo grabé. Y cuando me escuché me quería matar, me pareció espantoso. Lucas también grabó unos sintes, nos escuchamos y súper nos dimos palo. A mí no me gusta fumar para lo creativo porque no me rinde. Nos fuimos a disgusto y quedo el tema por ahí. Pero cuando King Khazm me lo manda a los dos meses, lo escucho y estaba buenísimo. Ahí quedó.

¿Por qué te causó ese rechazo al principio?
La marihuana y ese cambio de percepción. No me gusté, no sé. Capaz que me generó inseguridad. No me convencía la letra, es muy filosa, y me empecé a cuestionar, "¿quiero decir esto así literal?". No estaba segura si me gustaba el ritmo, ese doble tiempo. Yo creo que son estilos que son un poquito diferentes a lo que he hecho. Capaz que alguien que no viene del hip hop le parece lo mismo, pero para el que está adentro ve que es un poco diferente. Y tenés que aceptarte en lo nuevo.
El estribillo lo hice acá. En el momento no se me ocurría nada y se la volví a mandar. Y él después me mandó su rap. Me gusta eso del EP: no es que grabé con nosecuántos raperos y elegí lo que más me gusta. Fueron los que conocí, y me encanta que sean esos. Hay algunos que son más emergentes, otros que son más conocidos, pero medio que estamos todos remándola. Y para mí está bueno eso: compartir la experiencia.

 

Espejo 

Fui a la casa de Olmeca en Las Vegas, nos quedamos dos o tres días en la casa y grabamos un par de cosas. El loco está muy influenciado por las composiciones de Kanye West, que yo nada que ver. No curto pero sí valoro las composiciones, una cosa no quita la otra. Estuvo bueno porque propuso este beat más raro, moderno, que puede ser un poco trapero pero no. Yo como que me liberé. El tema cuando empieza yo canto a capella, pero estaba probando. De hecho no sé si es una toma tan buena de voz, pero me encantó dejarla así. 
Me animé también como en Wishes a hacer un estribillo en inglés. No es que antes no me animaba, pero lo usé un poco más porque estaba allá y naturalmente era la lengua que estaba hablando todo el día.  
Él es súper activista. Estudia historia latinoamericana en la Universidad de Las Vegas, es un tipo muy culto, estuvo de más conocerlo. Hicimos ese tema con todas las teclas y un cuatro venezolano que es lo que hace de guitarra. 

Es uno de los temas que habla del viaje. De salir la mundo y verte reflejada en otro espejo.
Exacto. Para mí esa canción medio que engloba al EP entero. Esa cosa de mirar por la ventana y encontrar otras culturas. Y es muy loco porque soy blanca, ¿no? Pero en Estados Unidos no sos tan blanca. Por ser de Sudamérica una vez un pibe me dijo que soy "brown", soy marrón. Imaginate, no me ofende para nada, pero siempre me creí blanca papa. Claro, entendés que de alguna manera no sos de ahí. Soy latina y mi visa me deja estar acá por cierto tiempo. Ahí me puse en el lugar del mexicano, dicen que no puedo entrar porque no soy de acá. Además yo venía muy empapada de eso, de conocer gente que migró a Estados Unidos por una vida mejor, como la familia de Olmeca. Y ahí lo plasmé.

 

La nube

Cuando volví grabé varias cosas con RC, y me pintó bajar el viaje.
Yo creo que me liberé pila en este EP. La nube no tiene mucha estructura. Es un rap eterno mucho más largo. Cuando grabé Hace que exista me manejé con parámetros un poco más pop: el rap dura 16 compases, después viene el estribillo. Eso hace que se te pegue más cuando la escuchás. Te embola menos. Pero ahora no me importó y este rap es el doble. Y no es que tenga estribillo, tiene esa parte cantada que en un momento se repite y el tema termina. Es una tirada de letra y canto al final.

Es eso. Todas las sensaciones del viaje, hasta un poquito la idealización a la distancia. Porque no es que siempre me sentía millonaria, también me sentí recontra pobre, y a veces nada más quería tener una cama caliente y en general la conseguí. Me parece que esa idealización es natural porque en general la pasé bien y fue preciosa la experiencia. Y fue darme cuenta de todo lo que había caminado y vivido. Es esa. La nube es volver a mi casa, tener ese globito como un cómic con todos esos recuerdos, y contarle a la gente lo que viví. Sí, me compraba un pan, una palta, un tomate y un café grande, y tiraba con eso. También comí muy bien, pero esa cosa de la calle, de caminar, ir a un museo y sentir que está de más porque estás siendo parte del mundo y estás formándote, absorbiendo conocimiento. Pero al mismo tiempo decís "pah que cagada esto, es re difícil para mí que no soy de acá". Es todo ese subibaja de los viajes y la experiencia.

 

Niebla

Es una canción bastante atípica. Es un formato de jam si se quiere.
Sí, porque de hecho tiene una cosa más rockera. Nosotros jodiendo le decimos el tema Pink Floyd, que soy súper fanática. Medio que se dio así. Partió de que fuimos a un estudio impresionante de la Radio Nacional de Minneapolis. Hay un programa que se llama Latino Alt Rock que conduce un mexicano y un uruguayo, y pasan mucho mi música, Los Buenos Modales, Santi, pasan de todo. Fui a hacer una entrevista, me dijeron que estaba disponible este estudio, y nos invitaron a usarlo. Fuimos con Lucas y estuvo tres horas tocando el piano, armó una melodía y empecé a escribir. No me salía nada. Ese día se hicieron las 3 de la mañana y ya no tenía ganas de cantar. Pero a los días fuimos y conseguimos un batero, el guitarrista es un argentino que justo vive ahí, bajo no había. En eso fue muy jam. Teníamos una idea de un tema, una estructura, un piano, una letra pero después se armó ahí. Y en un momento hasta dudé si mostrarla o no. Porque no es muy Eli en muchos aspectos, pero entendiendo que es una experiencia de un viaje, estoy compartiendo eso, y son músicos que encontré en el camino, dije "ta, sí". Es un riesgo a veces mostrar esas cosas más de laboratorio, pero ta lo asumí. Y después tengo a mi banda acá con la que puedo tomarme más el tiempo.

Muestra tu perfil más soul, que se deja ver un poco en las voces pero acá se luce.
Sí, no sé. Nadie me encasilla, yo creo que es uno que a veces o hace. Hay gente que me ha dicho que canto más pero no me di cuenta. Como hay raperos que ocupan ese espacio rapeando, yo también me pude liberar más y cantar. Siempre digo que no soy tan rapera purista como para no quedarme en un lugar y si me pintó hacer ese tema mas rocker, le gustará a una gente y a otra no, pero para mí estuvo bueno hacerlo.